Our Recent Posts

Archive

Tags

Un viaje épico con mi bebé ARMY

¿Alguna vez viviste algo tan épico que no podías encontrar palabras para describirlo? Cuando la gente te pregunta “¿Cómo fue?” y lo único que puedes decir es “Asombroso…” mientras suspiras y miras a la nada, recordando lo que pasó y cómo te hizo sentir. Esto nos pasó la semana pasada cuando asistimos a “Permission To Dance On Stage - Las Vegas”.


Conócenos


Hola ARMY, soy Marcie, de 46 años, y trabajo de maestra durante el día. Participo en ARMY Magazine desde diciembre de 2018, tras convertirme en ARMY en junio. Mi hija Halen tiene 17 años y está terminando su último año de escuela secundaria. Ella es ARMY desde mayo de 2018.



Halen estaba terminando el octavo grado(,) y desde el momento que descubrió a BTS en YouTube, se enamoró profunda y rápidamente de ellos. El primer video de BTS que vio fue Blood, Sweat and Tears. Recuerdo cuando empezó a hablarme sobre ellos, y como simplemente. Nunca. Paró. Un día vino a mí y me preguntó sobre ir a verlos en concierto. Yo le dije, “si todavía te gustan en tu último año de secundaria vamos a ir”. Ella rápidamente dijo que no era una fase, que sería ARMY de por vida. ¡Y cuánta razón tenía!


Mientras tanto, me di cuenta que tenía que tomar una decisión. Si Halen iba a tener tanto interés por algo, yo tenía que tener un conocimiento básico de ese tema. En la cultura estadounidense, es normal que chicas adolescentes y sus madres se distancien alrededor de esta época. ¿Iba a aprender sobre todo esto de BTS, o iba a perder a mi hija? De ninguna manera estaba preparada para que eso pasara. ¡Ni siquiera fue una opción!


Mientras ella pasó tiempo en voluntariados, absorbí tanto contenido como pude. Al principio no podía distinguirlos salvo Jungkook, quien Halen había declarado como su bias (¿¿qué significa eso siquiera??) y RM, que hablaba inglés. Después de ver unos cuantos videos musicales oficiales, todavía no los reconocía a todos. Luego, me topé con la entrevista que se convertiría en mi favorita, People NOW’s Confess Sesh. No solo me ayuda a aprender más sobre BTS y a distinguirlos uno del otro, pero me ayudo a elegir mi bias. No había vuelta atrás; oficialmente me había unido a mi hija en las filas.


Cómo todo (se) sucedió


Ahora es febrero de 2022 y BTS acaba de anunciar las fechas de Las Vegas. Mi corazón empieza a palpitar cuando me doy cuenta que las fechas coinciden con el receso de primavera… y tenemos familia en Las Vegas. Espera, ¡¿puede ser este el momento?!


Le mando un mensaje a mi prima, que me responde de inmediato con “OMG ¡sí! ¡Vengan a verme, quédense con nosotros, yo te llevo a todos lados! ¡Enviaremos dinero para ayudar!” Empecé a llorar y decir en voz alta a la nada, “puede ser que esta vez sí ocurra”. Después mi lado racional se enciende: espera, todavía hay mucho por resolver, tengo que hablar con mi marido, determinar qué fechas queremos, reservar vuelos, y entrar a los Juegos del Hambre. Todos decidimos no contarle a Halen, no hasta tener todo asegurado.


Después de decirle todo a mi marido, él dice “será su regalo por todo lo que pase en 2022, sabes, ¿no?”. Le contesto “Sí lo sé, contará como su viaje de graduación, regalo de graduación, regalo de cumpleaños 18, todo”. Él dice que sí. Fiu, ¡eso ya está!


Elegimos una fecha (Día 4), buscamos vuelos, y revisamos el mapa de asientos. Me anoto para la membresía ARMY y pido mi código de preventa. Recibo el código de preventa, un paso más cerca.


Al día siguiente, me preparo para un largo viaje de estar sentada en la computadora de nuestro sótano, mirando como la bola púrpura se movía lentamente a través de mi pantalla. Luego de una hora, la pantalla cambia y ahora estoy un paso más cerca. Pocos minutos después, soy movida desde el lobby a la “sala” donde puedo elegir mis entradas. Pero hay un problema. Aunque ya había guardado los datos de mi tarjeta de crédito, ¡me olvidé que necesitaría el código de 3 dígitos del reverso de la tarjeta! Ugh, ¿por qué no pensé en eso?


Grito a alguien para que me arroje mi cartera, pero no me escuchan. Golpeo la pared y grito más fuerte. Por supuesto, Halen es la única que me escucha. “¡NECESITO MI CARTERA!”, le grito. Ella quiere saber “por qué”, “no preguntes por qué, ¡solo dámela!”. Corro de vuelta a la computadora y tipeo el número.


“Lo sentimos, otro fan obtuvo tus asientos mientras estabas pagando.”


Empiezo a temblar y vuelvo a intentar. Elijo nuevos asientos, tipeo mi código de 3 dígitos, y ¡ÉXITO!


Después de llamar a una amiga, logré dejar de llorar, reponerme, y unirme a mi familia al subir las escaleras. Secretamente le asiento a mi marido, y luego trato de actuar como si nada pasara cuando la realidad era… ¡ACABO DE CONSEGUIR ENTRADAS PARA VER A BTS!


Hora de confesar y el viaje que se venía


Para contarle a Halen, recorté la confirmación en piezas de rompecabezas e hice que ella las acomodara. Al principio no entendió, era mucho para procesar. Cuando se dio cuenta, las dos empezamos a llorar.


El rompecabezas que Halen armó

El viaje y el concierto fue mucho más de lo que podríamos haber soñado. Visitamos las tiendas pop-up tanto de Area 15 como de MGM Grand, pasamos un día entero haciendo Namjooning con otro miembro de ARMY Magazine, comimos deliciosa comida coreana y compramos cosas en KoreaTown Plaza.


Ver a BTS en vivo por primera vez es algo que nunca voy a olvidar. Todo lo que pudimos llegar a esperar de BTS estaba justo ahí frente a nosotros. Fue glorioso. Igual tengo que decirles que el show mismo hubiera sido la nada sin mi niña. Esto es lo nuestro. Esta fue nuestra aventura juntas, y nos hemos vinculado a través de BTS como con nada más. Halen tenía razón, somos ARMY de por vida, pero solo porque estamos en esto juntas.





Escrito por: Marcie y Halen B.

Editado por: Dae

Diseñado por: Martina

Traducido por: Valeria

Traducción editada por: martaaa02 y Pame


ARMY Magazine no posee ninguna de las fotos o vídeos compartidos en nuestro blog. No se pretende infringir los derechos de autor.