top of page

Jinny’s Kitchen Episodios 9-10

El verano puede estar llegando a su punto máximo a medida que el hemisferio norte se adentra en julio, pero el sol brilla constantemente en las bellas costas de Bacalar, México y en el reparto de “Jinny’s Kitchen”. Mientras comienzan a concluir su estadía en el amigable pueblo lleno de deliciosa gastronomía local y ocasionales perros errantes, los agotados empleados esperan con ansias volver a casa.


Episodio 9


El episodio empezó con su último día en la casa junto al lago. Se prepararon lo más temprano posible para estar en el restaurante a las 11:30 a. m. con el objetivo de Seo Jin de recaudar 12.000 pesos. Una vez que llegaron a su snack bar, era tiempo de preparar los ingredientes. Para su sorpresa, terminaron de prepararlos temprano y pasaron los últimos 30 minutos preparando su propio almuerzo. Durante la primera hora, no llegaron clientes. Pronto se dieron cuenta que la gente probablemente estaba viendo un partido importante de fútbol que se estaba jugando en ese momento.


Poco a poco, los clientes empezaron a entrar para sus almuerzos tardíos. Hasta ahora, esta había sido la apertura más fácil que tuvieron desde que llegaron, permitiéndoles interactuar con los clientes aprendiendo y hablando en español y, a su vez, compartiendo palabras coreanas. Mientras tanto, Taehyung intentó cocinar su primera banderilla mientras Seo Joon no estaba en la cocina. En una mesa, una pareja disfrutaba de una cita, pidiendo ramen y pollo frito picante. Se divirtieron mucho bromeando entre sí sobre el picor y sabor del pollo frito.


Después de la pequeña ráfaga inicial del almuerzo, no hubo pedidos nuevos, así que en la cocina se ocuparon con más preparaciones. Los empleados se comenzaban a sentir inquietos al no tener mucho que hacer mientras el jefe se preocupaba sobre si alcanzarían su objetivo de ventas o no. Debido a las circunstancias, Seo Jin hizo que Woo Shik anunciara a la cocina que (en broma) mantendrían el snack bar abierto hasta recaudar al menos 10.000 pesos. En ese momento, un trío llegó luego de una tarde de nado. Una vez hicieron su pedido, Woo Shik les llevó a ellos y al resto de la mesa dulce dalgona para que se diviertan.


Cuando se hicieron las 5:00 p. m. el jefe se puso aún más nervioso porque ya había pasado la mitad del día. Sin embargo, Yu Mi predijo calmada que para la hora de la cena la clientela aumentaría. Con la esperanza de atraer más clientes, Seo Joon y Taehyung trataron de atraer clientes en la puerta del snack bar; lograron atraer a una familia. Pidieron una porción de pollo frito, cosa que puso muy feliz al chef al tener que preparar algo que no sea solo ramen, El episodio concluyó con Seo Joon finalmente tomando el pedido de una mesa de seis que había llegado a eso de las 6:00 p. m.


Episodio 10


Este episodio comienza con un nuevo grupo entrando al snack bar, haciendo que la cola de pedidos del restaurante sea de 6 papeletas. Aunque en principio, nerviosos por los múltiples pedidos, manejaron todo como profesionales. Seo Joon incluso se fue del fondo a ayudar a Yu Mi a cocinar los platos de arroz cuando ella estaba ocupada. Incluso con la ocupada ráfaga, recaudaron sólo la mitad de su objetivo y quedaba solo una hora. Pero finalmente, con el cielo oscureciendo, el comedor se empezó a llenar y los pedidos se empezaron a apilar.


Uno de los productos más pedidos del menú fueron banderillas en sus varias presentaciones. Aunque la mayoría dudaban al principio al enterarse que estaba cubierta de azúcar, eventualmente disfrutaron de su sabor único. El ramen también fue un producto popular ya que la gente disfrutaba de su picor, pero si no querían una comida picante o preferían algo más liviano, pedían el delicioso gimbap que era fácil de comer.


Con solo 10 minutos para las 8:00 p. m. y una casa llena en el restaurante, parecía que el objetivo de 12.000 pesos de Seo Jin se conseguiría sin problema. Sin embargo, sus trabajadores comenzaron a perder energía y algunos de sus suministros de comida se estaban acabando. Justo antes de las 8, contaron todo y vieron que tenían un total de 11.920. En un intento de encontrar al menos un pedido de lo que equivale a una banderilla, Woo Shik camino por el comedor para ver si alguien tenía un pedido de último minuto antes de cerrar la cocina. Afortunadamente, un cliente hizo un pedido para llevar, ¡cerrando el total de ventas en 12.700 pesos! ¡Lo lograron! Con eso, el equipo de Jinny cerró el restaurante satisfactoriamente.


Escrito por: Rei

Editado por: Marcie

Diseñado por: Achan

Traducido por: Valeria

Traducción editada por: Zari y Nesse


ARMY Magazine no posee ninguna de las fotos o videos compartidos en nuestro blog. No se pretende infringir los derechos de autor.


コメント


bottom of page